Evaluaciones que marcan la diferencia

La cuestión referida al uso de la evaluación viene ganando creciente interés y aceptación. De hecho, ya se asume con naturalidad una correlación positiva entre el uso que se le da y el valor que se le atribuye a una evaluación. Sin embargo, hay una cuestión fundamental sobre la que la literatura ha mantenido un extraño silencio: ¿Cómo se determina el valor de una evaluación? ¿Cuáles son sus beneficios? ¿Cómo se expresan? ¿Pueden medirse? ¿Pueden ser descriptos en términos económicos o de algún otro tipo para que ciudadanos y gestores públicos puedan dotarlos de sentido?¿Qué factores son los que contribuyen a hacer una evaluación más o menos valiosa?.

Para ayudar a responder estas preguntas, EvalPartners, de manera conjunta con el BID, la EES y African Development Bank Group han preparado una colección de historias sobre evaluaciones que han contribuido significativamente a mejorar la vida de las personas. Estas historias -recogidas en distintos puntos de la geografía mundial - representan colectivamente un amplio abanico de enfoques en evaluación que, por si quedaba alguna duda, nos reafirman en una cuestión fundamental: no existe una sola manera ‘correcta’ de mejorar la vida de las personas a través de la evaluación.

Esta colección de historias está dirigida a evaluadores, gestores públicos y otros potenciales usuarios de la evaluación. Son historias que, en la medida de lo posible, han incluido la perspectiva de los usuarios y beneficiarios de la evaluación (una voz que, curiosamente, raramente ha sido escuchada en las discusiones sobre la utilidad de evaluación).

Aqui el documento